COMO HACER UN BOTIQUÍN CON PRODUCTOS NATURALES
 
Aquí os dejo una lista de productos naturales muy útiles para los malestares e incidentes del día a día, que os recomiendo tener siempre a mano.
Esencias:
Lavanda: Es muy buena para tratar las heridas, cicatrices, granitos, herpes… (Casi cualquier problema de la piel, ya que tiene efecto antiinflamatorio, cicatrizante y antihemorrágico). Se puede dar directamente en heridas abiertas y, aplicándola durante 20 días seguidos en cicatrices, podemos eliminar memorias de traumatismo. (Estas se producen cuando tenemos una cicatriz de una operación o situación que para nosotros ha sido traumática. La mayoría de las veces es inconsciente)
Las propiedades relajantes de la lavanda son más conocidas. Podemos añadirla a infusiones, vaporizadores o aplicarla en el interior de las muñecas, donde están situados varios puntos de acupuntura que corresponden al meridiano de corazón.
Árbol del té: Es una de las plantas más antisépticas que existen: actúa contra las bacterias, hongos y virus. Se puede utilizar junto con lavanda en heridas y problemas de la piel.
Ayuda a eliminar las verrugas aplicándolo 2 veces al día hasta que esta se va cayendo por si misma.
Como tiene efectos antibacterianos e higienizantes, podemos utilizarla para lavar frutas, verduras y limpiar la casa.
También, aplicándolo en la piel, ayuda a ahuyentar los mosquitos.
Romero/ laurel: Estas dos esencias pueden utilizarse, juntas o por separado, para dolores musculares. Podemos añadir unas gotas a un aceite de almendras o a nuestra crema corporal y aplicarla en la zona de dolor. Si tenemos bañera, podemos hacer un baño terapéutico añadiendo un kilo de sal gorda con 30 gotas de esencia (para los hipotensos el baño no debe durar mas de 15 minutos).
Menta: Tiene efectos expectorantes, antiespasmódicos y antisépticos. Aplicándolo debajo de la nariz (“bigote”) nos ayuda a destaponar la congestión nasal. También podemos utilizarlo en un vaporizador.
Con algunos dolores de cabeza, aplicándolo en las sienes o aspirando el olor de la esencia varias veces seguidas y con respiraciones largas y profundas, ayuda a quitar el dolor. ¡Atención! No utilizar en epilépticos.
Arcilla Roja:Podemos aprovechar las propiedades analgésicas y antiinflamatorias para utilizarla como cataplasma en todo tipo de dolores musculares, articulares, incluso de tendones y ligamentos. También estimula las funciones de la piel ya que posee muchos minerales. Muy útil en moratones.
Para hacer la cataplasma (con agua o infusión de otras plantas curativas) hay que utilizar un recipiente que no sea de metal ya que este inhibe los efectos de los minerales. Aplicamos en la piel una cataplasma de 1cm de grosor, la envolvemos con film transparente de cocina y la dejamos actuar toda la noche.
Como mascarilla para la cara nos ayuda a limpiar los puntos negros y nutre la piel.
Carbón vegetal: Es un absorbente natural de toxinas, bacterias, gases…
Es muy bueno para eliminar gases, acidez de estómago, mal aliento, digestiones pesadas, hernia de hiato y, después de una diarrea, descomposición o gastroenteritis, arrastra los restos del intestino. Se vende en los herbolarios en forma de cápsulas.
Remedio “Rescate” de las Flores de Bach: Este remedio en gotas, es muy útil en estados de emergencia, miedo intenso, ataque de pánico… (Situaciones de estrés que vienen de golpe). Ayuda a tranquilizar, olvidar el problema y aumentar la confianza en uno mismo. Se toman 4 gotas debajo de la lengua cada 10 minutos si es necesario, hasta que el estrés vaya disminuyendo.
También se puede aplicar en la piel, en heridas, golpes…
Árnica Montana: Si somos un poco patosos, esta homeopatía nos viene muy bien para evitar moratones y dolores cuando nos damos golpes, pellizcos, caídas… También es muy útil en una operación; ayuda a que la cicatriz, hematoma y todo el proceso de curación de las heridas, cure más rápido.
Se compra en farmacias y viene presentado en gránulos. La concentración es a la 30ch. En el momento del golpe o caída se toman 4 ó 5 gránulos, dos veces al día.
Con estos productos, quedan cubiertas las dolencias más comunes a las que podemos enfrentarnos en nuestra vida cotidiana. 
 
Carmen Alonso