reyesEl artículo de este trimestre lo voy a basar en algo que vengo observando cada vez más pasando consulta como dietista. Me he dado cuenta de que cada vez son más las personas que necesitan educación alimentaria: saber qué es lo que realmente están comiendo.

 

La falta de información al respecto, al no tratarse de una asignatura que se estudie en los colegios, junto con la falta de economía, hacen que la población compre cada vez más productos procesados de bajo coste pero cargados de sustancias químicas. Estas sustancias anulan los receptores de la saciedad y producen un descenso de los niveles de serotonina, hormona encargada de regular el apetito precisamente a través de la sensación de saciedad, entre otras muchas funciones que veremos más adelante.

 

Pues bien, con esta alimentación que ingerimos solo atraídos por el precio y por el exquisito sabor, estamos expuestos a agentes químicos que proporcionan sabores bien intensos para que las glándulas salivales no dejen de segregar gracias a potenciadores del sabor como el  Glutamato Monosódico (también conocido como E-621) u otras muchas sustancias perjudiciales para la salud.

 

Sí, es verdad que en el embalaje se indica la cantidad diaria recomendada o CDR que aporta cada alimento, pero es prácticamente imposible sumar todos los porcentajes de cada producto para poder saber si nos pasamos o no de esta cantidad recomendada.

 

El producto procesado en cuestión se convierte en todo un festival para nuestros sentidos anulando nuestros receptores de la saciedad, con lo cual, no sentimos que estamos saciados, y de este modo, consumimos, por ejemplo, todo el paquete de patatas, o la tableta de chocolate entera, inclusive las compramos de dos en dos.

 

Estas sustancias químicas acidifican el organismo, además de inflamarlo, pues nuestro sistema inmunológico las reconoce como alérgenos. La pregunta es, ¿estas personas que acuden a mi consulta, ¿están gord@s, inflamad@s, intoxicad@s o manipulad@s por la industria alimentaria?

 

No es normal que todos los alimentos lleven gluten o lactosa añadidos. ¿Pasta de dientes sin gluten? ¡¿Para qué se necesita gluten en una pasta de dientes?! Es importante que leamos lo que compramos.

 

Cuando se comen alimentos carentes de nutrientes que solo contienen químicos que anulan nuestros receptores de la saciedad, entre ellos la serotonina, ¿cómo se va a encontrar la persona bien? Al contrario, se encuentra estresada y cansada, pues no recibe nutrientes, sino que está inflamada y desnutrida.

 

La SEROTONINA también regula el apetito sexual, el calor corporal, actúa como neurotransmisor. Es digamos nuestro reloj corporal, encargado de los ciclos del sueño y  es conocida también como la “hormona del placer”, ya que mediante un proceso químico algo complejo acaba desencadenando el sentir placer de forma natural: descansar bien en la noche, disfrutar de una buena comida, del sexo. Además, nos ayuda a regular nuestro apetito diciéndonos cuándo estamos saciados. Las sustancias químicas añadidas a los alimentos PROCESADOS inhiben este neurotransmisor con las consecuencias que esto tiene para la salud. Las personas con bajos niveles de serotonina pueden llegar a desarrollar enfermedades muy diversas, entre ellas la depresión, una enfermedad cada vez más extendida y que puede ser reducida tan solo con una buena alimentación.

 

Si sustituimos este tipo de alimentación, por otra más natural basada en ALIMENTOS con nutrientes, ricos en serotonina, podemos equilibrar nuestro sistema nervioso, sentirnos bien  y no intoxicarnos comiendo productos carentes de sustancias nutritivas.

 

Os propongo la siguiente receta, para aumentar los niveles de serotonina y a su vez el bienestar emocional y físico. Muy indicado en el desayuno para empezar el día con GRAN ENERGÍA, apto para niñ@s y adultos.

 

BATIDO FELIZ

nutricion1

Ingredientes:

  • Plátano
  • Leche de Almendras
  • Semillas de sésamo tostado (más digeribles)
  • Copos de avena integrales suaves
  • Cacao desengrasado (al gusto)
  • Panela

Modo de preparación:

Añadir al vaso batidor todos los ingredientes, darle al ON y esperar a que quede una bebida homogénea riquísima. Beber y si se desea, acompañar de una rica tostada integral de espelta con tahín, miel y bayas de goyi.