Lo que nos enseñan es AUTOENGAÑO, lo que conquistamos por medio del Autoconocimiento de la oscuridad (el “yo” en mí que no quiero admitir) es la Consciencia. Así que para saber verdaderamente quien soy necesito Autoindagación y despejar todo lo que es Autoengaño en mí, lo falso, lo prestado, el ego, tu personalidad. Vivir en sociedades que se Autoengañan y que son muy poco Conscientes no se lo pone fácil al verdadero buscador, pero en eso consiste el camino del Despertar: en ir abriendo la Consciencia a la Verdad a través del trabajo interno con el Cuerpo, la Mente y el Espíritu, sin necesitar, o necesitando cada vez menos, el Autoengaño.

El Autoengaño está tan pegado al hombre y la mujer y estos se han llegado a identificar tanto con él, que no  conocen otra cosa y por eso tienen tanto miedo a perderlo, porque es la única identidad que tienen y derrumbarla asusta al ego que no sabe quién va a ser después. Mientras estás en el Autoengaño (lo que los antiguos tibetanos llamaban “la Maya” y los modernos occidentales “la Matrix”) no eres Consciente de tu cuerpo, de tus sentimientos, emociones, energía y mucho menos de tus energías sutiles. Vives una película mental que es el Autoengaño de los linajes de tu familia, el social, los implantes y residuos psíquicos que traes. No eres dueño de ti mismo. Aunque a nadie le gusta reconocer esto, perteneces a la Mente de tu familia, de tu sociedad y sus creencias, pero ¿quién eres Tú? Hay que desmontar la proyección de lo falso y para ello existen distintas técnicas que te pueden ayudar a entrar dentro de ti a distintos niveles para que puedas descubrir quién eres más allá de tu Autoengaño, en la Consciencia.

Estas técnicas se han practicado desde siempre en las escuelas iniciáticas, con los Maestros, Maestras, Guías, chamanes, chamanas. Seres que han hecho el camino del despertar antes que tú y te pueden guiar. Cada cierto tiempo, se cambia el nombre de estas técnicas y parece que se ha encontrado la panacea, pero realmente se trata de las mismas técnicas con otro nombre: técnicas corporales, emocionales, energéticas, con chakras, respiraciones, meditaciones, revisión de la historia personal, limpieza de los linajes familiares, yoga, kriyas, etc. Técnicas que dirigidas por alguien despierto te pueden llevar muy lejos en tu camino, siempre que te comprometas contigo mismo a no pasar esta vida envuelto en un velo de convencionalismos, ideas y creencias falsas.

Los implantes son energías que traemos antes de la encarnación y que ponen ciertas trabas y dificultades a que la humanidad pueda creer en conjunto en un mundo de amor y concordia. Todos tenemos algún tipo de implante psíquico que condiciona nuestra creencia en nosotros mismos y en los demás por medio de los celos, las envidias, los odios, los juicios, la competitividad… Estas creencias nos hacen la vida imposible o nos influyen negativamente y nos empujan a los unos contra los otros de manera que no podamos creer  en el Amor-libertad y tengamos que creer en un sucedáneo al que hemos llamado “amor”, pero que solo es un conjunto de miedos, dependencias, carencias y necesidades que se ponen en el otro para no sentir nuestras propias heridas de crecimiento.

Las parejas o matrimonios que se unen por este tipo de “amor” que proviene del autoengaño se rigen por un pacto implícito y a veces explícito de “tú llenas mis carencias para que yo no las sienta y yo lleno las tuyas con el mismo fin”. Nos unimos por miedo a estar solos y no por amor.

El problema es que cuando acaba la fase de supuesto “enamoramiento”, se hace imposible mantener esta situación: nadie puede llenar tus carencias, ni tú puedes cubrir las de nadie. Esa es la idea de ese pseudo “amor” romántico de las películas y del Autoengaño. El Amor consciente empieza por uno mismo, al completarse a sí mismo, y desde ahí se puede amar conscientemente y con libertad y madurez.

Siempre merece la pena el camino del autoconocimiento y el despertar. Tienes algo que perder, el Autoengaño y algo que ganar, la Consciencia.

Para terminar este artículo quiero compartir con todos el siguiente decreto invocación, para el individuo y la humanidad:

De lo Irreal a lo Real

De la Oscuridad a la Luz

De la Mentira a la Verdad

Del Autoengaño a la Consciencia

De la Muerte física a lo eterno en el Ser

Paz, Paz, Paz

 

Gracias