Con la edad las funciones mentales empiezan a deteriorarse, es lo que llamamos el cerebro de conocimiento o “cognitivo”. Con los años, este cerebro comienza a funcionar más lentamente y a mostrar síntomas como pérdida de memoria, dificultad para encontrar las palabras más adecuadas, cambios de humor, dificultad para realizar las tareas diarias, pérdida de la orientación, la persona olvida hacia dónde se dirige,etc.

 

Algunos conceptos para mantener en forma el cerebro:

1)  Entrenamiento mental. El tamaño de las células nerviosas (neuronas) aumenta a medida que se aprende. Los investigadores han destacado que aprender una nueva lengua, asistir a un concierto, visitar un museo, viajar a lugares desconocidos, tratar de entender planos para orientarse, etc. son actividades que mantienen vivas y en movimiento a las neuronas. Hay cosas simples como hacer un crucigrama, juegos de mesa, construir cosas sencillas con nuestras manos, nombrar un número de ciudades o animales que empiezan por la misma letra (por ejemplo la A). Evitar ver la televisión, llamada la “caja tonta”, que normalmente no aporta ningún beneficio a nuestra mente, siendo el mayor enemigo de la salud física y mental.

 

2) Mente sana en cuerpo sano. El ejercicio físico fortalece los músculos del cuerpo y también la estructura cerebral. Con la actividad física las células nerviosas se multiplican y refuerzan sus uniones, las mitocondrias, que son el motor de la célula, proporcionando más energía a las células. Existen unas proteínas llamadas “factores neurotróficos” que aumentan durante el ejercicio facilitando al cerebro el aprendizaje y el conocimiento. Para lograr mejoría con el ejercicio físico, este debe ser intenso y trabajar la musculatura. Recuerda realizar estiramientos al principio y al final de cada entrenamiento. Es necesario descansar y dormir bien para comenzar cada día con energía y no encontrase agotado.

 

3) Ayudarnos de la alimentación. La planta Bacopa originaria de la India crece en zonas pantanosas y es usada en la medicina ayurvédica (India) en enfermedades como la epilepsia y el asma. Esta planta reduce la oxidación de grasas en la sangre, siendo capaz de estimular la memoria, facilitar el aprendizaje y la salud del cerebro. Estudios realizados por el equipo del doctor Dhansekaran en la India han demostrado el efecto de la Bacopa en la reducción de los depósitos de amiloides (masas de tejido que destruyen las células nerviosas) en ratones con enfermedad de Alzheimer. El departamento de Psicología de la universidad de Wollongong en Australia (la segunda mejor universidad del mundo) ha tratado durante 12 semanas a pacientes con ansiedad y alteraciones del ritmo cardiaco y ha demostrado que la Bacopa produce una gran mejoría en estos pacientes.