foto reyesUna rápida diferenciación entre ambas se obtiene de la siguiente pregunta: “Cuando te sientes estresado, cansada, ¿acudes a la nevera para saciarte?” Si la respuesta es “sí”, tu alimentación es más emocional. Sueles acercarte a la comida llevado por tus emociones no resueltas.

Son muchas las personas que, frente a una emoción bloqueada, acuden al chocolate, dulces, hamburguesas, productos procesados, como una forma de saciarse y obtener

energía inmediata. La emoción que deben enfrentar es a veces muy pesada, dolorosa, o

simplemente no se dan cuenta de que están pagando con la comida su frustración.

Este tipo de alimentación si se prolonga en el tiempo engorda, pues normalmente

comemos pensando en el problema o conectados a la emoción que nos acontece.

Además de ingerir alimentos con mucha grasa, azúcar y calorías que no nos alimentan

(todo lo contrario), recibimos una baja energía a la que debemos sumar la de nuestros

propios pensamientos.

Por eso, cuando la alimentación es para saciar, reemplazar una emoción, nos engorda.

En cambio, si decidimos tener una alimentación energética, todo cambia. Frente a un

problema o una emoción estancada, podemos revertir esa situación ingresando en

nuestro organismo alimentos de alta vibración energética, como por ejemplo frutas,

verduras, zumos naturales, licuados… Alimentos con enzimas activas en los que, si

además ponemos la intención para que nos aporten equilibrio, tranquilidad y nos sanen,

nos ayudarán a mitigar la emoción o, al menos, nuestra energía se mantendrá elevada

pudiendo salir más fácilmente de la prueba.

Si seguimos en el círculo de alimentos procesados, estaremos inmersos en el bucle

durante mucho más tiempo, engordaremos y añadiremos malestar.

En la escalera de la alimentación hay que ir saliendo del escalón emocional y sustituirlo

por el escalón energético, que nos hace ver la vida con más alegría, más positividad, y

además nos llevará a nuestro peso saludable.

Si somos energía, y somos lo que comemos, comamos buena vibra.

RECETA

La receta de este número está indicada para tomar dulce y quedar saciados. Todos los

ingredientes son naturales y tienen una alta vibración.

Postre

BOMBONES

Ingredientes:

– 2 cucharadas soperas de Cacao desengrasado

– Almendras peladas: un puñadito

– 2 cucharadas soperas de Sirope de Remolacha

– 2 cucharadas soperas de Sirope de Agave

– Pistachos: otro puñadito

– 2 o 3 cucharadas soperas de Coco rallado

Preparación

Añadir todos los ingredientes a la procesadora. Una vez está todo bien mezclado, dar

forma de bolita o bien de estrellitas, lunas… Los niños se divierten mucho ayudando en

estas tareas. Una vez tenemos la forma deseada, emplatar y a disfrutar. Con dos

bombones estarás más que saciado, al no incluir potenciadores del sabor y no quedar

anulados nuestros receptores de la saciedad. Bon appétit!