Pasaron los fríos del invierno y nos hemos quedado acurrucados en nuestra manta existencial, apenas asomando la nariz fuera de nuestra cueva. Tras unos meses de quietud en los que hemos podido observarnos a nosotros mismos, alguna conclusión nos quedó: ahora sabemos quiénes somos. En la oscuridad de nuestra cueva nos escondimos, pero de forma que casi no entendemos, unos rayos de Sol penetraron en nuestra piel y ahora somos semillas germinando, creciendo, proyectando. Es el ciclo de la vida, aquí está la Primavera que en 2017 viene regida por el Fuego, la calidez invitando a desarrollarnos, a llegar a lo queremos ser. Este año es diferente pues partimos del autoconocimiento .

En nuestra conversación interior hemos de definir cómo queremos estar, cómo queremos desarrollarnos y, desde esa pauta, aplicarnos a ello sin prisa pero sin pausa. Se trata de nuestra vida, la única. Aprovechemos que la energía de la Primavera nos acompañará para lograr que la luz reine en nuestras vidas y nuestro Ser brille dentro de nuestros Universos .

En esta revista también hemos atravesado un tiempo de reflexión que ha dado lugar a otro de nuevas ideas y proyectos. Nos reafirmamos en la energía del equipo humano como fuente de Energía Vital y tenemos más ilusión que nunca en desarrollar otra forma de entender la vida y el Ser humano. Necesitamos de vuestra compañía y vuestro apoyo, que sigáis nuestra web, el Facebook, que nos busquéis en los puntos de distribución, que participéis en nuestros eventos de apoyo, que entendáis que desde la acción individual de quien está leyendo este mensaje ahora se generará la masa crítica necesaria para cumplir lo que nos proponemos. Nuestro único objetivo sigue siendo cambiar el mundo, empezando por nosotros mismos y os pedimos que os lancéis con nosotros en este viaje. ¿Te vienes?