De repente, el último verano fue una celebrada película de Joseph L. Mankiewicz de 1959, protagonizada por Elizabeth Taylor, Montgomery Clift y Katherine Hepburn. Sin entrar en los detalles del argumento, por más que la cinta sea muy recomendable, quedémonos con el título.

De repente, ya está aquí el último verano; por ahora, claro está, porque esperamos vivir muchos más… Pero a veces se nos dice que vivamos cada día como si fuera el último, para disfrutarlo al máximo, sacarle todo el partido, y lo mismo podríamos hacer con estos meses.

Para ello nuestras propuestas quizá os sirvan como guía, y podáis disfrutar de la energía del verano, de ser más amorosos, más creativos, más confiados; de profundizar en el mindfulness, o en el Feng Shui, o de revisar vuestro peso en relación con las emociones.

Éstos son sólo algunos de los contenidos de esta edición de la revista, la 13ª, número asociado a menudo a supersticiones y que algunos prefieren nombrar como 12 + 1, pero que al fin y al cabo es un número más. Sí, el de La Muerte en el Tarot, pero no olvidemos que “la muerte” no es más que un símbolo del cambio, de lo que se va para que nazca algo nuevo, para nuestro propio renacimiento.

Aprovechemos la energía del Fuego, que como indica Yolanda Espartosa “facilita la transformación y la proyección personal” para conectar con nuestra alegría, nuestra autoestima y nuestra propia seguridad. Desde ahí, el equipo de Energía Vital os anima a que con este, por ahora, “último verano” renazcáis en la mejor versión de vosotros mismos.

Pedro Cascos