El eeusebiosfenoides es un hueso que se encuentra situado en la parte central e inferior del cráneo y se caracteriza porque su parte delantera tiene forma de mariposa con las alas extendidas. Sobre este hueso se asienta el cerebro y sobre  su parte superior, en forma de silla turca, reposa la más importante estructura glandular, la hipófisis, que es la encargada de segregar las hormonas y distribuirlas a todas las demás glándulas del cuerpo que nos dan la vida. Además, las apófisis (patas del esfenoides) permiten el agarre de músculos que ayudarán a los movimientos de la mandíbula en la masticación. Los globos oculares y gran cantidad de nervios relacionados con el esfenoides. Por estar unido a otros huesos del cráneo mediante articulaciones micromóviles, será capaz de transmitir,  hasta lugares muy alejados (caderas y pies) toda la energía recibida desde el cerebro. Esto es el fundamento del tratamiento craneosacral en osteopatía.  

 Esfenoide.2jpg

 

 

 

El origen mitológico del esfenoides.

Las culturas antiguas interpretaban el alma humana como “mariposas”. En griego

“Psyche” significa a la vez “mariposa y alma.” La mariposa del esfenoides y la sexta evolución humana ya están aquí.

Según la paleoEsfenoidentóloga Anne Dambricourt (experta dedicada al estudio de restos de huesos), cuando el hombre p rimitivo pasó de andar a cuatro patas a erguirse y caminar sobre dos pies, el esfenoides se dobló y aumento la masa de nuestro cerebro. Esto sucedió hace 1.6 millones de años. Muchos estudios atribuyen el aumento del cerebro al cambio climático, otros a la lucha por la supervivencia debida al aumento de población. Sin embargo, nadie habla de la fuerza interna o Energía que nos ha sido transmitida. 

El esfenoides es el primer hueso que se forma en el embrión, es plano como en todos los mamíferos y luego se dobla. Este proceso se ha transmitido desde nuestros ancestros hace 60 millones de años. La información que nos transmite el cambio es interior, el medio ambiente influye pero no tanto como se pensaba hace 20 años (teoría de Darwin).

La evolución del cráneo humano  y relación con el esfenoides.

                                                                                                                                                               A lo largo de 60 millones de años el esfenoides ha cambiado de forma y posición, doblándose cada vez más.

1ªfase: Los prosimios habitaban la tierra hace 60 millones de años, tenían el esfenoides horizontal y plano.

2ª fase: hace 40 millones de años, en los simios el esfenoides tenía una primera inclinación hacia abajo lo que aumentó su capacidad cerebral y de visión.

3ª fase: hace 12 Esfenoide1millones de años se produjo una nueva inclinación del esfenoides, dando origen a los antropoides. El cerebro aumentó de nuevo.

4ª fase: hace 6 millones de años, con los australopitecos, se vuelve a inclinar el esfenoides y aumenta la capacidad de las neuronas (células nerviosas).

5ª fase: hace 2 millones de años el cerebro y las redes neuronales  consiguen que los homínidos se mantengan erguidos sobre dos pies, el homo erectus. Además, es capaz de emitir sonidos similares al habla.

6ª fase: Entre 200.000 y 160.000 millones de años se produce la última inclinación del esfenoides, las redes arteriales y venosas se multiplican y dan lugar al homo sapiens, del cual derivamos.

¿Cómo será el hombre del futuro cuando se produzca el sexto cambio del esfenoides?

El “homo futurus” (como podríamos llamarlo), sexto en la evolución, doblará de nuevo su esfenoides para soportar el peso de todos los huesos del cráneo. Creo que en este momento estamos en medio de un gran cambio evolutivo de enorme importancia.

El  hueso esfenoides posee una herencia genética que ha dado forma a nuestra naturaleza y tal vez lleve escrita nuestra historia pasada y por venir.

El doctor y físico Fred Alan Wolf, autor de la película  “¿Y tú qué sabes?” dice: “Los científicos hemos tratado de encontrar al observador y no lo hemos hallado; no hemos encontrado a nadie dentro del cerebro. Sabemos lo que el observador hace pero no sabemos quién es”.

Una cosa sí debemos tener clara, si deseamos conseguir algo en nuestra vida y lo fijamos con fuerza en nuestra conciencia, entonces lo lograremos. Si deseamos que llegue el amor, el trabajo, la salud, el triunfo a nuestras vidas, seguramente llegará. Solo nosotros somos los diseñadores y arquitectos de nuestro destino, de acuerdo con nuestra manera de pensar.

 

Importancia de la terapia craneosacral en el movimiento del esfenoides.

La osteopatía y la terapia craneosacral se emplean para tratar de sanar, por medio de pequeños contactos manuales,  todos los huesos, tejidos y órganos del cuerpo. Las  manos del terapeuta sienten el oleaje del líquido que baña todo el cuerpo y son capaces de acompañarle y guiarle hacia la autocuración.

 3 esfenoide