paramratanEl sonido a través del canto, la música, la palabra, ha sido utilizado desde la Antigüedad por las distintas civilizaciones para abrir ese espacio sagrado que resulta de la conexión de lo más íntimo de uno mismo con la máxima fuerza de manifestación —Dios, el Universo—, siendo un elemento imprescindible en las diversas prácticas espirituales y religiosas.

 

Se usó como herramienta de sanación en Roma, Atenas, Egipto, India, China, Tíbet, Mongolia… Y en la actualidad son numerosos los estudios que reflejan los efectos curativos del sonido y de la música; cítense, por ejemplo, los trabajos realizados por el Doctor Gaynor, director del Departamento de Medicina Oncológica del Centro Strangh-Cornell de Nueva York, o por el Doctor Andrew Weil, quien describió los efectos beneficiosos para la salud que la terapia de sonido proporciona ante diversas dolencias como la artritis, el estrés, el enfisema, etc.

 

Y en este camino de la sanación a través del sonido se encuentra el Gong.

 

El Gong es un instrumento sagrado cuyo origen es desconocido. Podríamos remontarnos a la Edad de Bronce (3000 aC – 2000 aC), aunque la primera mención que se conoce al respecto corresponde a China en el 500 aC, en una nación Hsi Yu, localizada entre el Tíbet y Birmania.

paramkaur-gong

Durante generaciones ha sido utilizado como un instrumento sagrado que presidía actividades de la vida diaria: nacimientos, bodas, funerales, así como los más diversos rituales religiosos y espirituales.

 

El Gong ha estado muy vinculado a la meditación y al Yoga, siendo utilizado por maestros de Yoga en el Norte de la India con el fin de despertar facultades de la intuición y acceder a estados transcendentales del Ser. A Yogi Bhajan, maestro de Kundalini Yoga, debemos su entrada en Occidente allá por los años 60.

 

El OM, sonido creativo primordial, fue definido como el “gran tono gong de la vida” por Dane Rudhyar, astrólogo, escritor, artista, filósofo, considerado uno de los padres de la ciencia del Gong. Y es en esa capacidad creadora y transformadora donde reside su poder.

 

El Gong produce ondas de larga duración de tonos sostenidos, creando un campo de sonido totalmente envolvente y lleno de resonancia. Eso se traduce en una energía que penetra en las células de nuestro organismo, llegando a producir efectos a nivel físico, mental y emocional. Las ondas de sonido creadas por el Gong te sumergen en una profunda relajación, proporcionando claridad mental y permitiéndote abrir un espacio sagrado de silencio, donde poder reconocer y reestructurar patrones y hábitos emocionales limitadores.

Fundiéndote con el sonido del Gong, te conectas con el Universo y su capacidad creadora, y desde ahí, inmerso en un espacio de conexión plena con tu Ser, todo es posible y sólo depende de ti.

paramkaur-gong-peque