El jabón es producto de una reacción química: la saponificación, que también proporciona calor, al mezclar un ácido graso (grasa o aceite) con una base (hidróxido sódico, conocida normalmente como sosa).
Para elaborar jabón es muy importante el orden en la mezcla de los componentes que usaremos. Primero el agua, segundo la sosa, tercero el aceite y, por último, cuando el jabón casi esté terminado el resto de componentes: esencias, semillas, flores… Hay que llevar también el mismo ritmo y el mismo sentido al remover la mezcla y hay que hacerlo en un lugar aireado por los vapores que libera. En el proceso se desprenderá calor, por lo que es importante que el recipiente sea de un plástico resistente.
Si la sosa nos salpica usaremos vinagre para neutralizarla, y  también para limpiar el recipiente de plástico utilizado.
Se pueden usar muchos tipos de aceites, pero cada tipo de aceite necesita una cantidad diferente de sosa, según el valor de saponificación del aceite.
Para la elaboración de estos jabones para el cuerpo, usaremos aceite de oliva virgen por su alto contenido en vitamina E y su riqueza en ácidos grasos esenciales y ácido oleico, los cuales le dan capacidad para mantener la humedad y regenerar la piel.  Es fundamental por su efecto tonificante y protector de la epidermis. El jabón resultante es suavizante, nutritivo y antioxidante.
Jabón Exfoliante y Antiséptico (para el cuerpo)
Ingredientes:
ü 1 litro de aceite de oliva virgen
ü 1 litro de agua
ü 145 grs. de hidróxido sódico (sosa cáustica)
ü Esencia de Aceite de árbol de té (antiséptico)
ü Posos de café muy secos (exfoliante)
Elaboración:
·       Se pone el agua en un recipiente de plástico, se van echando los copos de sosa despacito mientras se va removiendo con una pala de madera, hasta la total disolución de la sosa.
·       Cuando se ha deshecho la sosa, se va incorporando poquito a poco el aceite de oliva virgen sin dejar de remover, siempre con el mismo ritmo y dirección.
·       No hay que tener prisa, la mezcla se irá solidificando, hasta alcanzar una textura parecida a la mayonesa casera.
·       Cuando está un poco espesa y sin dejar de remover, se echa en la mezcla los posos de café muy secos y unas gotas de aceite de esencia de árbol de té.
·       Volcaremos entonces la mezcla en un recipiente de plástico de unos 2 cm de alto y lo dejaremos reposar para que se endurezca; serán uno o dos días.
·       Pasado este tiempo, lo volcaremos y podremos cortarlo en trozos del tamaño adecuado, dejando que se airee alrededor de un mes. Al mes estará listo para ser usado.
Jabón Suavizante y Relajante (para el cuerpo)
Ingredientes:
ü 1 litro de aceite de oliva virgen
ü 1 litro de leche desnatada
ü 145 grs. de hidróxido sódico (sosa cáustica)
ü Esencia de Aceite de Lavanda
ü Flores secas de Lavanda.
Elaboración:
·       Se realizará de la misma forma que el jabón exfoliante, pero en lugar de agua pondremos leche desnatada y los componentes finales serán esencia de aceite de lavanda y flores secas de lavanda.
¡Que vuestra piel disfrute con ellos!