eusebioTal vez en alguna ocasión hayas oído hablar de la energía YIN_YANG descrita por la medicina china. La energía YIN proviene de la tierra, es una energía de polaridad negativa, entendida como carga eléctrica y sin tener una connotación negativa. Esta energía es necesaria para mantener nuestro equilibrio. Esta polaridad negativa la tomamos a través de los pies, al estar en contacto con la tierra, y es transportada hasta el abdomen y guardada en un recipiente que llamamos HARA (figura 1).

La energía YANG es la energía que tomamos del sol, que entra a través de nuestras manos y se deposita también en el hara. La mezcla de estas dtierra1os energías en el abdomen crea un equilibrio en nuestro cuerpo.

 

Una buena manera de recargar nuestra energía YIN es caminar descalzos. Se trata de un buen ejercicio para tonificar (fortalecer) todos los órganos, pues nuestros pies poseen gran cantidad de terminaciones nerviosas. Es bueno estar sin zapatos varias horas al día, porque así podremos desbloquear las emociones que tenemos atrapadas en nuestro cuerpo y que se pueden convertir en ansiedad, depresión y enfermedad. El contacto con el suelo y con la naturaleza no tiene precio. El pisar la madre tierra y las zonas verdes nos ayudará a estar más felices y relajados (figura 2).

 tierra2

 

 

Existen estudios científicos que demuestran que la conexión con la superficie de la Tierra desempeña un papel vital en la prevención de la enfermedad, regulación del sueño y alivio del dolor. El estilo de vida moderno nos ha separado cada vez más del flujo esencial de electrones de la Tierra (figura 3). tierra3Usamos cada vez más aislantes de goma o zapatos con suela de plástico, en lugar de los tradicionales cueros hechos de pieles. El prestigioso diario médico sobre salud pública, “Journal of Public Health”, dice: “Nuestras pruebas demuestran que el contacto con la Tierra, estando descalzos, es beneficioso para disminuir el estrés crónico, la inflamación y el dolor, así como para regular el sueño y el ritmo del corazón. La sangre se hace más fluida y disminuye el riesgo de infartos.”

 

Andar descalzos durante una hora es un buen tratamiento que podemos establecer en nuestra vida y que nos beneficiará enormemente en nuestra salud. La sensación de la arena de la playa o de la hierba en los pies relaja la mente y es una gran evasión para los problemas. En pleno invierno, estar cinco minutos andando descalzo limpia y da energía al organismo para todo el día. La sensación de un intenso frío da paso a un gran calor porque el cuerpo reacciona mandando más cantidad de sangre a la zona y revitaliza todos nuestros órganos: es una sensación inolvidable.

 

Si visitamos a nuestro reflexólogo podal nos ayudará y aconsejará sobre todo lo relacionado con la energía  de nuestros pies y sus cuidados.  Así ayudaremos a nuestro cuerpo a restablecer su equilibrio YING_YAN.