Articulo de Paloma Luque, Co-Directora Centro de Yoga YogArati, Profesora de Hatha Yoga y yoga para niños

Para todos aquellos que habéis oído hablar del yoga pero aún no

sabéis exactamente qué es.

Para todos los que queréis empezar el año haciendo algo

diferente que abarque cuerpo, mente y espíritu.

Para todos aquellos que tengáis alguna dolencia física, mental o

emocional.

Para todos, sin excepción, el yoga puede ser una disciplina que

cumpla con los objetivos que tenéis marcados para este nuevo

año.

Cualquiera puede practicar yoga. Es suficiente con tener la

ilusión de llevar una vida más completa, consciente, sana y

satisfactoria.

El yoga es una ciencia holística de la vida. Es el sistema de

desarrollo y evolución personal más antiguo del mundo que

incluye el cuerpo, la mente y el espíritu. El yoga nació en la India.

Un escritor y maestro llamado Patanjali escribió Los Yoga Sutra

(primer texto sobre yoga) hace ya 2.500 años. En él, definía el

yoga como: “Chitta-vritti-nirohdah”, que significa “Cese de las

fluctuaciones de la mente”. La palabra yoga deriva del término

sánscrito Yuj que significa “unir, reunir o conectar”.

¿Y qué hago cuando me apunto a yoga? ¿En qué consiste?

Al entrar en la sala de yoga, todo está predispuesto para la

relajación. No encontraras ruido, posiblemente escuches una

música relajante, el olor a incienso despertará tus sentidos…

Partirás de la postura de Savasana, postura de relajación. En

ella entrarás en contacto con tu respiración y con tu cuerpo.

Comenzarás a conectar contigo mismo.

fondo yogaTe detienes.

Respiras.

Sientes.

La clase continuará con una serie de posturas, en yoga se

denominan “asanas”, que te irán haciendo trabajar a un nivel

muy profundo. Necesitas permanecer con plena atención a todo

lo que haces, necesitas mantener la postura, respirar de manera

consciente y llevar los sentidos volcados hacia dentro.

Exactamente lo contrario de lo que hacemos en el día a día, en el

que estamos inmersos en lo externo.

El yoga es una meditación en movimiento. Cada postura te hará

trabajar diferentes partes del cuerpo, aunque todas ellas tienen

como eje a la columna vertebral. Harás estiramientos laterales,

de columna, flexiones hacia delante y hacia atrás, torsiones.

Todo tu cuerpo trabaja en Yoga. Desde los dedos de los pies

hasta la cabeza. Todo de manera simétrica. Buscando la armonía,

la calma, el sosiego.

Que nadie piense que no hace falta esforzarse en yoga.

Como todo en la vida necesita compromiso, esfuerzo y disciplina

para obtener sus frutos.

Pero lo bueno del yoga es que el fruto es la PAZ INTERIOR. ¡¡Lo

que no es poco!!

Y quien pruebe en sí mismo ese fruto, difícilmente lo dejará

escapar.