estrellapedroSe ha hablado mucho de la glándula pineal, también llamada epífisis, desde la perspectiva de la Física y la Química. Sin embargo, cuando empezamos a revisar textos, nos damos cuenta de que falta un acercamiento sobre su importancia en los viajes astrales y en la capacidad para visualizar pasado y futuro.

La glándula pineal nos permite acceder a la información de todos los tiempos. No olvidemos que su equivalente a nivel de chakras sería el Tercer Ojo o Ajna Chakra, punto de referencia en los estados de meditación y conciencia elevada. Gracias al uso de la epífisis de forma consciente, dichos estados pueden prolongarse más allá de la práctica meditativa per se. En último término, logramos estar más presentes y tenemos mayor claridad mental en nuestros periodos de vigilia.

Así mismo, en tanto que glándula de los placeres, la pineal es clave para alcanzar el éxtasis en la pareja. Si conseguimos que esos placeres estén en equilibrio, puede que obtengamos el nivel más sagrado al que una pareja debería aspirar en el ámbito de la sexualidad.

Para que la epífisis funcione bien, es preciso transformar las heridas de la infancia, lo que ha dañado a nuestro niño interior. Y es que esta glándula contiene incluso la información del amor con el que fuimos concebidos: la actitud de nuestros padres al dar y recibir en el acto sexual. A menudo, venimos con carencias de amor mucho antes de ser conscientes de ello.

pinealNuestra actitud ante el amor, muy ligada a la herencia parental, se puede cambiar activando la pineal desde la transformación y la toma de conciencia. Para ello debemos mantener el equilibrio entre dar y recibir: no excedernos ni en un sentido ni en otro.

El equilibrio también implica no abusar de los placeres, regidos por esta glándula. Una vez que seamos conscientes de nuestros impulsos más animales, trataremos de domarlos, de forma que los placeres estén en equilibrio y no se desborden de cualquier manera.

Cuando se abusa de los placeres (sexo, comida, dulces, alcohol, drogas, etc.), la glándula se bloquea y no hace su trabajo como debiera, generando adicciones, falta de ilusión para vivir, así como sentimientos de egoísmo y soledad interna.

La pineal también se relaciona con la intuición, que tiene dos vertientes: puede utilizarse para vicios, pero también para favorecer nuestra salud y desarrollar nuestra espiritualidad. Nuestro objetivo debería ser el segundo.

Por último, un consejo para activar la epífisis. Túmbate o siéntate cómodamente en la cama o en un sofá o sillón totalmente a oscuras. Durante 15-20 minutos mira la oscuridad con los ojos abiertos. Puede que afloren miedos, que deberás enfrentar desde la relajación y el estado de observador. Desde ahí y dejando atrás cualquier tipo de miedo o preocupación, permítete la apertura, la oportunidad de amar y de estar abierto a entregarte.

La glándula pineal está programada para el amor de a dos y, para mantenerla sana, debemos cultivar la actitud de entregarnos, eliminando la dualidad y las obsesiones.

pineal2